Museo

¡Sí, una cita en el museo!

 Sí,  una cita en un museo. No se trata de excluir las otras propuestas clásicas, sino que incluir los museos a las citas para crear un nuevo panorama en el que, tal como indica uno de los relatos, ¡De seguro surgirán nuevos e interesantes temas de conversación!  Vivemuseo está convencido de que puedes ir al museo solo o con quien desees. Mejor aún si vas con quien te gusta. Solo busca la mejor expo y lo que más les convenga.  Pueden ir antes del bar, de pasada en el horario de almuerzo, un fin de semana o como prefieran. Como es el #14defebrero y el #mesdelamor, en este #SanValentín, te invito a leer tres historias para proponerte la idea de una cita diferente…

Diversión en el museo

“Era invierno de 2014, un día sábado muy frío. Llovía muy fuerte. Habíamos quedado de juntarnos en el metro Baquedano para irnos juntos al MIM. A mí me encantaba ese museo desde chica y como mi cita era de región, qué mejor que llevarlo a un lugar poco convencional y muy entretenido.

Yo en realidad me había quedado en mi imaginario de niña: creía que me podía subir a todos los juegos y que estaba lleno de personas de mi misma edad. con las que compartir… Craso error. Aunque era súper familiar el ambiente, entre tanto niñ@ de seis años, nosotros ya no mediamos 1.40, pero no nos importó porque igual nos entretuvimos entre las burbujas y la cama de clavos.

Fue súper entretenido porque todo era interactuar con cosas o entre nosotros y fue romántico en el segundo piso cuando dibujamos una escena de nosotros en un lienzo que hicimos correr dentro de un aparato que simulaba una película de cine -no sé como se llaman- pero fue súper “entrete” porque era todo el rato estar cuestionándose las leyes de la ciencia y aprender de física (algo demasiado alejado a lo que estudiábamos ambos en nuestras carreras humanistas).
Luego, fuimos a almorzar a una especie de patio de comidas en la que comimos muy rápido, porque estábamos cansados de tanto jugar. Ya extenuados y con frío decidimos irnos (cuando nos echaron en realidad)”.
 –  S. Fortunatti, Periodista

Sí, acepto

“Actualmente soy la ceramista del Museo de Antropología, UnCórdoba, Argentina. Estaba modelando una pieza de cerámica para el público y un señor me pidió que lo guiara por el museo. Puse toda mi disposición para ayudarlo a él y sus amig@s. Después de eso, él visitó durante cuatro años la Noche de los Museos y hace dos años que somos pareja. Decidimos casarnos. Él vive en Buenos Aires y yo en Córdoba. Los museos los visitamos en pareja, mientras que los espacios de cultura lo visitamos por cuenta propia. A él le apasiona que tenga mirada de museóloga”.

 – Sandra Reyna, Ceramista Museo de Antropología, Córdoba, Buenos Aires

Entendiendo un poco más el arte juntos

Conocí a un francés que era muy culto y sabía de todo. Yo no iba mucho a museos, pero siempre estuve dispuesta a vivir nuevas experiencias, así que cada vez que me invitaba, yo aceptaba. Me costaba mucho entender sobre el arte y la historia y cada vez que iba a un museo me mareaba por estar tanto rato parada, pero era muy interesante aprender siempre tantas cosas nuevas. Recuerdo que una vez estábamos en un museo en Montreal y entramos a una sala que tenía una exposición de una artista que hablaba sobre los robots. Justo había una silla ahí, así que nos sentamos y quedamos mirando los cuadros. Después de un rato, me percaté de que todos los cuadros estaban relacionados. Había una intertextualidad en sus obras. Me sorprendí mucho. El tema nos hizo reflexionar por horas sobre distintas cosas y fue muy agradable conocernos más así.

Otra vez que me quedó muy marcada es que él mandó una foto que decía “Ceci n’est pas une pipe” (esto no es una pipa) y ¡era la foto de una pipa! Es de René Magritte. Le dije, “Amor, esto no es una pipa. Él se refiere a la representación que hay sobre la pipa pues es un dibujo y no la pipa en sí”. Si bien se parece mucho a la explicación de la película “Bajo la misma estrella”, no pude evitar acordarme de Ferdinand de Saussere y su teoría de significado y significante, que indica que es muy distinto el objeto tangible a la idea o concepto que nosotros como seres pensantes tenemos de él. Se siente muy bien aprender juntos y generar nuevos temas de conversación, sobretodo cuando empiezas a unir un elemento con otro y a disfrutar un poco más del arte”.

– Carla Fernández, Psicóloga

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: